El misterio de tu cuerpo corta la noche de lluvia.
Lejano, como de otro país,
pero a la vuelta de la esquina.
Anhelos de tonto en mambo melancólico…

Aquello que ya no sirve se vuelve imprescindible.

La piel blanca y el agua dan delirios de infancia.
Películas de Marlon Brando en una parada de bondi,
la vieja Rosario como una diva venida a menos
se toma un trago con cualquiera que le diga “hola”.
Yo también.

Son largas las esperas en la nada
y sobre todo cuando lo que se espera es uno mismo.

Dos sujetos caminan en direcciones opuestas,
pero todos terminamos en el mismo lugar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s