Taquicardia…

Ya extrañaba la taquicardia…

Las calles insípidas se visten de locura.
colores primaverales entre los envases plásticos de la posmodernidad
(a mi manera)
antiposmoderna,
anti-dopamina de lunes-martes-miercoles-jué.

Sonríen las lagañas mal pintadas en los ojos,
chorrean las campanas de la iglesia esa a dos o tres cuadras de casa,
ciento cincuenta y siete pasos y medio -porque en un paso y medio recorro un metro-,
travesía de conflicto con el ser escandaloso
que en inconformidad de lo profundo despierta incertidumbres, o…;
travesía aventurera
en ese mar de normalidad (una terraza donde estar
y desde allí abrir los ojos al mundo).

Las flores marchitas de los canteros
en las veredas
tararean
La Rica Cumbia.

Los hot-pants a la cintura y las ojotas Havaianas
marcan el compasillo Primavera.
Florecen los fresnos y me chorrea la nariz.
Los paisajes grises esos de mierda se transforman.

Si, doctor doctoradoenuncarajo,
¡Ya extrañaba la taquicardia!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s