Soja

I

cae la soja,

por las ventanas caen miles

y explotan al tocar el suelo,

y en qué carajo nos hemos convertido?

los mortales inundamos las ciudades…

II

ayer pisé el asfalto y lo encontré frenético…

no es algo natural, el asfalto,

pero para un bicho de ciudad

el asfalto frenético es símbolo de tormenta.

pasan las horas y cada vez crecen más edificios

y más autos

y más personas con acentos extraños y ojos rubios,

con una inocencia ingenua e insípida

llenando calles y bares que de a poco se van adaptando a ellos.

mi rincón, mi madriguera, dinamitada para erguir sus lofts…

mi vaso de ginebra se neoliberalizó en vasito de trago largo

con licores de perfumina y colorante de repostería.

temo un poco…

en el futuro caen por las ventanas.

III

los autos son mares de chapa gimiente,

gimiendo disonancias psicóticas,

contaminando el silencio musical de la joven doncella de los arroyos.

no queremos acostumbrarnos a esto!

las bicis esquivan, ágiles!

inteligentes se pasean por las multitudes que vomitan ofensas

ignorantes del feedback cancerígeno de la masas.

ellos quieren centros comerciales,

hoteles de 5 estrellas,

casinos,

trata de blanca -turismo sexual,

negocios multimillonarios

sobre le pantano del Paraná.

la máquina que fabrica sus plantaciones se alimenta de sangre de adolescente bohemio,

de poemas al borde del río,

de madrugadas en la puerta de un bar de mala muerte,

de parques y ruinas de puertos que se vuelven esclavos de dueños insaciables…

la máquina sigue fabricando hasta explotar

y vomitarse encima…

IV

por sobre todas las nubes negras de la ciudad, una cara grita fuerte,

eufórica

mostrando los dientes.

su destino breve es el mar de chapa

y la chapa sigue funcionando

(para lo que fue fabricada)

como una cadena de producción detenida en dilemas existenciales.

es claro el óleo gris que retrata la angustia de estos pobres seres,

pero se enchastraban contra el lienzo puro de nuestros sueños primaverales…

una verga.

las calles rugen de día, por eso nos refugiamos en las noches!

acá lloran miles de hijos de la soja.

llueve soja!

cae de los edificios!

es la sangre del Nuevo Orden,

el alma mater de los yonquis de monoambiente de esta post-guerra.

caen de a muchos por las ventanas, ellos, porque nosotros conocemos bien

nuestras tormentas.

V

los teléfonos suenan y nadie atiende.

las mascotas oprimidas ladran, gritan, lloran,

llaman a sus pobres y decadentes amos,

las máquinas rugen sin personas que las escuchen,

y nosotros las esquivamos en bici,

a paso alfa,

no letargo,

paz

arriba llueve soja,

sus dueños se arrojan por las ventanas.

para sembrar nuevamente

hay que esperar que los campos se incendien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s